¿Cuánto sabemos sobre el abuso sexual infantil?

0
110
Rafael-Núñez-CPIU

Rafael-Núñez-CPIU

Es común saber de casos en los que los jóvenes que han sido víctimas de abuso sexual no quieran hablar al respecto con alguien mayor, bien sea por miedo a ser juzgados o reprimidos. Sin embargo, teniendo en cuenta lo difícil que puede resultar para ellos hablar al respecto, te ofrecemos algunas características que debes revisar cuando exista la sospecha de que alguien que conoces está siendo víctima de abuso de manera sexual.

Rafael-Núñez-CPIU

En principio, debemos saber que el 93% de las víctimas por debajo de los 18 años de edad ya conocen a sus agresores, puesto que son conocidos o allegados familiares. Los acosadores no siempre resultan ser adultos, y es considerado que una diferencia de 3 años de edad es suficientemente amplia como para que alguien pueda crear daño. Los victimarios suelen manipular a sus víctimas de diversas maneras, siendo una de ella y probablemente, la más común de todas, la intimidación.

Los signos que debemos buscar en alguien que presumimos está siendo víctima de acoso sexual son los siguientes:

  • En la parte física, la víctima puede presentar dificultad para caminar o sentarse, dolor, hinchazón y comezón en sus partes íntimas, así como sangramiento y sensación de quemaduras.
  • En cuanto al comportamiento, el joven abusado puede presentar pensamientos suicidas, pesadillas y puede mojar la cama cuando duerme. A su vez, puede desarrollar fobias, comportamiento o conocimiento en materias sexuales inapropiado o muy denso para su edad, comportamiento depresivo, cambios en sus hábitos de higiene, como negación a tomar baños o tomarlos de manera repetitiva, extensa y constante.

Rafael-Núñez-CPIU

Es importante saber que si usted nota alguna de las características mencionadas arriba en algún niño o joven que conozca, trate de ayudarlo o busque ayuda profesional, puesto que posiblemente pueda estar siendo víctima de abuso sexual físico o virtual (grooming).