Acoso escolar, cuando el abuso viene de otro menor de edad

0
446
Acoso escolar cuando el abuso viene de otro menor de edad - CPIU

Cada 3 de noviembre se recuerda la importancia de terminar con cualquier tipo de violencia contra la población infantil, celebrándose el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso Escolar, incluido el Ciberacoso, un flagelo social que ha cobrado muchas víctimas, dejando secuelas psicológicas y hasta conductas autodestructivas con consecuencias mortales.

¿Qué es el acoso escolar?

El acoso escolar, mejor conocido como bullying es un constante hostigamiento de una o más personas hacia un menor. Por lo general, la violencia se da de manera verbal y física y sin haber una causa aparente para que ocurran semejantes hechos. El maltrato escolar aumentó en los últimos años lo que provocó consecuencias graves en los niños y jóvenes, como poner en riesgo sus vidas.

El acoso escolar o bullying es la exposición que sufre un niño a daños físicos y psicológicos de forma intencionada y reiterada por parte de otro, o de un grupo de ellos, cuando acude al colegio.

El acosador toma ventaja de un desequilibrio aparente de poder que existe entre él y su víctima para conseguir un beneficio, mientras que el acosado se siente indefenso, ante la exposición reiterada de violencia.

Acoso escolar cuando el abuso viene de otro menor de edad CPIU 1 - Acoso escolar, cuando el abuso viene de otro menor de edad

El bullying escolar se suele producir:

Durante el recreo

En la fila para entrar a clase

En los baños

Los pasillos

Los cambios de clase

Al entrar y salir del centro

En el transporte escolar 

En el comedor.

También puede ocurrir en el aula, cuando el profesor está escribiendo en la pizarra o mientras está atendiendo a otros alumnos.

Se estima que entre un 15% y un 50% de los niños y los adolescentes fueron víctimas de acoso escolar, y se considera que todas las personas tenemos riesgo de estar expuestas a este problema a lo largo de nuestras vidas.

El acoso escolar se manifiesta de las siguientes formas:

Físico: cuando la violencia se manifiesta con golpes o empujones, o el uso de objetos para hacer daño. También ocurre cuando daña o esconde sus objetos personales.

Verbal: Cuando el acosador o el grupo de acosadores insulta, burla, pone sobrenombres ofensivos, hace amenazas de forma continua o provoca al niño.

Social: cuando el acosador o grupo de acosadores aísla a la víctima, difunde rumores, convence a otros niños para que no le hablen o lo humillan en público para que el acosado se sienta aislado.

Sexual: Cuando ocurre un tocamiento o acto sin consentimiento, como también cuando se burlan por la orientación sexual de la víctima.

Acoso por internet o cyberbullying: Ocurre fuera de los dominios del aula escolar, y ocurre a través de las redes sociales, mensajerías de textos, donde el acosador envía mensajes o correos electrónicos desagradables, difundiendo rumores o imágenes y videos denigrantes, así como la creación de perfiles falsos que puedan resultar embarazosos. Los adolescentes víctimas del cyberbullying pueden recibir amenazas las 24 horas del día, incluso cuando están solos.

 

Hay determinados grupos que son más propensos a sufrirlo. Son aquellas personas percibidas como diferentes, como

  • Los niños con discapacidad
  • Trastornos del espectro autista (TEA)
  • Obesidad o delgadez extrema
  • Dificultades de integración social
  • Homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales, que pueden padecer bullying homofóbico

También son más vulnerables al bullying los niños, niñas y adolescentes que utilizan gafas, aparatos dentales o ropa diferente del resto, son nuevos en la escuela, etcLos menores son incapaces de defenderse y el acosador los percibe como una persona débil, poco popular y con pocos amigos.

Las causas que originan que un niño ataque a otro constantemente, tienen unas características comunes:

  • El acosador escolar no tiene empatía
  • El origen de la violencia del acosador puede venir causado por problemas sociales o familiares, provocando el desarrollo de una actitud agresiva
  • Los acosadores son personas que también han sido acosadas o viven en un entorno que sufren de violencia constante
  • Situación socioeconómica desfavorable
  • Un clima escolar que no prevenga el bullying, sin fomentar lo positivo, ni prevenir lo negativo

Acoso escolar cuando el abuso viene de otro menor de edad CPIU 2 - Acoso escolar, cuando el abuso viene de otro menor de edad

Cómo identificar a un niño acosado en la escuela

Hay una serie de indicadores que el niño que sufre el abuso puede presentar, y que los padres, representas y profesores deben estar atentos, estos pueden ser conductuales y físicos, como por ejemplo:

  • Descenso en el rendimiento escolar, al tener problemas de memoria, dificultad de concentración y atención.
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad, falta de apetitos, dolor de cabeza, malestar generalizado, cansancio, sensación de ahogo, entre otros.
  • Dificultades para dormir, pesadillas o insomnio
  • Aislamiento social, apatía e introversión
  • Mantenerse en estado de alerta de manera constante
  • No querer ir al colegio, ni juntarse con otros niños
  • Faltar al colegio de forma recurrente
  • Sentimientos de culpa, y asumir la responsabilidad de lo que le ocurre
  • Conductas de huida
  • Llanto incontrolado, miedo a estar solo,
  • Síntomas como temblores, palpitaciones, inquietud, nerviosismo, pesimismo, etc.
  • Ideas e intentos de suicidio.

¿Qué podemos hacer para acabar con el acoso escolar?

Es necesario actuar en diferentes niveles, para acabar con la situación que genera el acoso escolar y atender de forma adecuada a la víctima, para que pueda superar la experiencia traumática.

En todos los casos, debe haber una intervención, y esta debe realizarse de forma individualizada. Por ello es necesario comenzar con:

  • Modificar la estructura de la clase.
  • Actuar sobre los alumnos implicados.
  • Indagar sobre cualquier tipo de dificultad adicional y ofrecer un apoyo complementario.
  • Acabar con el muro del silencio, que se levanta alrededor de los que sufren el acoso escolar.

Debe haber una acción coordinada entre las familias, los colegios, los profesionales de la salud mental y sobre todo los alumnos, a quienes se les debe brindar el conocimiento adecuado y promover desde el principio el respeto a la diversidad.

Al atender la situación de acoso, algunos niños pueden no requerir de mucho apoyo emocional, pero en la mayoría de los casos va a ser necesario. La intervención a la víctima dependerá del grado de afectación, que puede desarrollar ansiedad y fobia al colegio o episodios depresivos entre otros trastornos.

De igual manera, al cualquier cambio de conducta en la casa o en el colegio, los cuidadores y padres de los niños deben estar alertas, y generar un espacio de confianza para que el niño se sienta en libertad de manifestar el problema que lo aqueja.