Coronavirus: el dramático incremento del consumo de pornografía infantil en el confinamiento por el covid-19

0
51
cpiu

«Hola», saluda alguien en un foro. «Ahora con esto de la cuarentena casi a nivel mundial, ¿ustedes piensan que habrá más niños en XXX?», pregunta aludiendo a un sitio de descargas que preferimos omitir.

El foro que recoge este comentario es uno de los muchos que se encuentran en la internet profunda y que están bajo observación de la Unidad Central de Ciberdelincuencia (UCC) de la policía española.

«Círculos pedófilos. Así les llamamos nosotros», explica la inspectora Cecilia Carrión, integrante del Grupo III de Protección del Menor de la UCC. «Allí comparten opiniones, se expresan libremente sobre sus deseos, sus fantasías, intercambian consejos».

En esos mismos foros alguien pregunta si habrá «personas sacándoles packs» a los niños y si subirán nuevos materiales en una determinada plataforma en línea.

«En este caso», aclara Carrión, «se refiere a contactar con menores y convencerlos a través del engaño de que ellos mismos se graben en actos eróticos o sexuales».

Si bien esta modalidad de interactuar es algo habitual entre pedófilos y pederastas, lo que sí han podido comprobar las autoridades españolas es el notable incremento de sus actividades debido al confinamiento por la pandemia de coronavirus.

111888937 pepo3 - Coronavirus: el dramático incremento del consumo de pornografía infantil en el confinamiento por el covid-19

«Uno de los temas más recurrentes desde que empezó el confinamiento en España es cómo pueden sacar beneficios de esta situación», añade Carrión.

En algunos de estos comentarios, alguien describe explícitamente cómo le gustaría pasar la cuarentena con un niño en casa, mientras que otro se pregunta si el confinamiento es una buena oportunidad para tener contenido nuevo en las plataformas de descargas.

Según datos a los que ha tenido acceso BBC Mundo, la semana del 17 de marzo (tres días después de que el gobierno español declarase el estado de alarma) al 24, se registraron unas 17.000 descargas de material con pornografía infantil.

Las semana siguiente, del 24 al 31 de marzo, las descargas subieron a más de 21.000, es decir, aumentaron casi un 25%.

«Ahora ha disminuido un poco y se ha estabilizado, pero sigue habiendo más descargas de lo normal», añade Carrión.

Pero no es un problema que ataña solo a España.

De hecho, en un informe de la Oficina Europea de Policía (Europol) publicado a principios de abril, su directora ejecutiva, Catherine de Bolle, se declaraba «preocupada por el aumento del abuso sexual infantil en línea» en los países más afectados por la pandemia.

«Estamos todos en casa y constantemente conectados. Todos intentamos hacer en línea lo que no podemos hacer en persona», afirma Nunzia Ciardi, jefa de la Policía de Correos y Telecomunicaciones de Italia. «Y claramente todos los delitos cibernéticos están en aumento«.

Italia fue, durante varias semanas entre marzo y abril, el país donde se registraron más casos de contagiados y fallecidos por covid-19 en el mundo.

También fue el primer país occidental en declarar, el pasado 9 de marzo, el estado de confinamiento en todo el territorio nacional- una medida que sigue estando en vigor.

«Nuestros indicadores apuntan a que en este periodo hay un incremento de los delitos de pornografía infantil y los de chantajes sexuales a menores«, añade Ciardi.

Según los datos a los que tuvo acceso BBC Mundo, entre el 1 de marzo y el 15 de abril de 2019 en Italia se denunciaron 83 delitos por crímenes relacionados con la pornografía infantil en línea. En el mismo periodo de este año- que coincide con el de la cuarentena- las denuncias han sido 181, más del doble.

Además, en lo que va de año, la policía italiana ha incautado 108.123 GB de este tipo de contenido digital, que equivale a descargar en el móvil 50 veces la serie completa de Netflix «La casa de papel».

98832440 gettyimages 526767097 - Coronavirus: el dramático incremento del consumo de pornografía infantil en el confinamiento por el covid-19

Finalmente, la policía italiana registró una disminución de la edad promedio de las víctimas: en lo que va de este año, los más afectados son los menores de entre 10 y 13 años.

Muchas de las alertas que llegan a las policías de todo el mundo provienen del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés), con base en EE.UU.

El NCMEC cuenta con un servicio llamado CyberTipline a través del cual los proveedores de servicios electrónicos (ESP) y las empresas tecnológicas con base en EE.UU. (Microsoft, Facebook, Twitter, Google, TikTok, entre otras) tienen que reportar por ley si detectan en cualquier parte del mundo donde operan contenidos con abusos contra menores.

Luego el NCMEC revisa estos informes y los comparte con las autoridades policiales de los países donde se localiza que se ha llevado a cabo el abuso.

En marzo de este año el NCMEC recibió más de dos millones de notificaciones de este material, más del doble de los que se reportearon el mismo mes de 2019.

«¡Es un incremento dramático!», le comenta a BBC Mundo John Shehan, vicepresidente de NCMEC.

Ver fuente