Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil

0
307
Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19, durante el confinamiento muchas de las actividades se trasladaron – especialmente las ilícitas – al ámbito digital, que abrieron nuevos mercados virtuales para muchas actividades criminales a través de las criptomonedas. Al respecto, la UNICEF ha hecho un llamado para la regulación de estas transacciones y uniéndose a este llamado el operador de stablecoin Tether trabajará con INHOPE para colaborar y aplicar medidas con estos actores criminales dentro del ecosistema de las criptomonedas.

Tether se une con INHOPE para combatir los mercados de abuso infantil

Tether pretende aumentar la visibilidad y mitigar los controles de los pagos en criptomonedas utilizados en mercados de contenidos de abuso infantil mediante una colaboración con INHOPE, una red global de lucha contra el material de abuso sexual infantil en línea (conocido en sus siglas en inglés como CSAM) desde 1999, para que identifiquen y eliminen rápidamente el material de abuso sexual de menores del mundo digital:

  • Compartiendo información
  • Colaborando con las partes interesadas
  • Aplicar medidas sobre los malos actores del ecosistema de las criptomonedas

Esta colaboración pretende desarrollar una práctica estándar para que la industria de las criptomonedas identifique y denuncie estos mercados clandestinos. En un mundo digital sin límites, el CSAM tiene consecuencias mundiales. Al igual que este material aumenta también lo hacen nuestros esfuerzos y el de nuestros socios para combatirlo.

El director de tecnología de Tether, Paolo Ardoino, dijo que la compañía estaba trabajando conjuntamente con:

  • Las fuerzas del orden
  • Las unidades de inteligencia financiera
  • Los legisladores
  • Los organismos de normalización a nivel mundial para establecer «controles sensatos de mitigación de riesgos».

El objetivo es mejorar la capacidad de las empresas de criptomonedas para identificar transferencias relacionadas con los mercados de CSAM en línea e informarlas de forma inmediata a las autoridades.

Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil 1 - Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil

INHOPE está compuesta por una red de líneas directas de comunicación que opera en:

  • Rusia
  • Sudáfrica
  • América del Norte y del Sur
  • Asia
  • Australia
  • Nueva Zelanda
  • Estados miembros de la Unión Europea

La organización apoya a las líneas de emergencia y a todas las organizaciones asociadas mediante:

  • Formación
  • Mejores prácticas
  • Gestión de calidad
  • Bienestar de los trabajadores

En esta colaboración, INHOPE está impulsada por el deseo de desbaratar el uso ilegal de criptomonedas para financiar el intercambio de material de abuso infantil. En una declaración de Samantha Woolfe, responsable de asociaciones mundiales de INHOPE, se destaca el hecho de que estos mercados utilizan todas las tecnologías de pago disponibles, lo que exige una mayor colaboración entre organizaciones de los sectores públicos y privado.

Estas empresas deben asumir compromisos y establecer líneas directas con las fuerzas del orden, a fin de buscar más soluciones para combatir el abuso sexual infantil compartiendo información crítica e inteligencia procesable con mayor eficiencia.

Las transacciones de criptomonedas han sido señaladas en el pasado por facilitar el comercio de materiales de abuso infantil. Un informe de Chainalysis en 2020 rastreó alrededor de USD 930,000 en pagos de Bitcoin BTC tickers down €21,777 a direcciones asociadas con proveedores de CSAM en 2019.

La popularidad de las criptomonedas se debe en gran medida a su naturaleza descentralizada. Pueden transferirse en forma relativamente rápida y anónima, incluso a través de las fronteras, sin necesidad de un banco que pueda bloquear la transacción o cobrar una comisión.

 

Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil 2 - Tether colabora con INHOPE en contra del abuso sexual infantil

Mayor supervisión a las criptomonedas para la protección a los niños

UNICEF pidió una mayor supervisión regulatoria de los mercados de criptomonedas a principios de 2022, para ayudar a combatir el uso de criptomonedas que facilitan el comercio de material de abuso infantil.

Aunque el informe no indica de forma clara como las criptomonedas perjudica a la salud e integridad de los niños, niñas y adolescentes, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ha pedido que se incorporen salvaguardas para los niños en las iniciativas de protección de la infancia en línea, citando las amenazas financieras y de explotación que plantean los mercados de criptomonedas no regulados.

Estudios predicen que los usuarios globales de criptomonedas podrían alcanzar los mil millones a finales de 2022. La población global de criptomonedas aumentó un 178% en 2021, pasando de 106 millones en enero a 295 millones en diciembre.

El informe, que reclama nuevas reformas para la salvaguarda de la infancia, también destaca algunos de los posibles efectos negativos de las transacciones no reguladas que apoyan:

  • El tráfico de niños
  • La explotación sexual
  • La venta y compra de contenidos que representan el abuso infantil
  • La estafa y extorsión a los niños

También enfatiza, que este es el momento idóneo para incorporar salvaguardas y garantías de los usos de criptomonedas y monedas digitales para la protección de la infancia en línea.

El anonimato y la portabilidad de las criptomonedas las hacen atractivas para las actividades de los grupos criminales. Desde su creación ha sido moneda de intercambio para muchos actos ilícitos como pornografía infantil en la red oscura, que brinda anonimato y rapidez en las transacciones que se pueden hacer

Las naciones han reconocido que la revolución de las monedas digitales ha llegado para quedarse, y han entrado también en el juego de las criptodivisas. Algunos países ya poseen monedas virtuales, y varios están explorando la posibilidad de introducir sus propias monedas digitales.